martes, 3 de julio de 2012

Helado de lemon curd: el sueño de una noche de verano



    Ahora que he cebado mi blog con unas cuantas entradas y va estando mas gordito y sabrosón voy a pasarme a las entradas semanales, que una tiene una vida y (de momento) una familia que amenaza con el divorcio en bloque si sigo dale que te pego con el ordenador, aunque bién que se comen las pruebas de las recetas!
   Por otro lado mi ADSL debe estar en recesión, porque sube y baja como la prima (de riesgo) y va a una velocidad que ni Fernando Alonso con McLaren!
  Al tema, ya llegó el veranito y desde luego eso anima a la hora de hacer una reunión. Las vacaciones, el calor y las horas de sol nos predisponen a ello, sino preguntale a ese sueco, upps!...no, mejor llama al 112.


 El hecho es que hay muchas cosas positivas, podemos aumentar la proporción de platos fríos preparados con antelación, disponer de más espacio, pero sin duda el mejor es que podemos reunirnos en el exterior.
   Si no dispones de un jardín, terraza, patio...no te preocupes, seguro que cerca tienes un parque, un campo o sitio público donde organizar tu fiesta. La sorpresa está asegurada!
   Recuerdo que una vez en los jardines del Palacio de Cristal de Oporto nos cruzamos con varias personas que llevaban algo así como un plano. Como gente de bien que somos, a la tercera que vimos, y sin nada mejor que hacer que co-ti-llear , la seguimos y descubrimos que eran invitados a un picnic para celebrar lo que parecía un cumpleaños: Había mantas de cuadros con comida, música, farolillos...Nos dio una envidia tremenda, pero nos conformamos con apuntarnos la idea.
   Hoy tengo una receta que vale por tres y que está adaptada mezclando varias del super-super-blog Gastronomía y Cía. del que soy rendida fan, con algunas variaciones de mi cosecha. El lemon curd es una crema de limón deliciosa que tiene un montón de usos y además se puede hacer con cualquier otro cítrico (¡modificando la cantidad de azúcar!), el crocante del sésamo puede utilizarse como topping, para hacer piruletas o con un cortapastas puedes hacer unas obleas de lo más decorativo. Mezclando los dos y algo más, obtendremos un helado fácil y delicioso:

Helado de yogourt y lemon curd con crocante de sésamo negro


   Primero un consejo, si no tienes heladera hazte con una. Es un aparatito la mar de útil en verano, y por estas fechas puedes comprarla por menos de 20€ en cualquiera de los supermercados freakies “Su carro solo por 30€. Mañana oferta, misil tierra aire por sólo...”  Has acertado, en Lidl, Aldi o en Casa, esa tienda de tontaas para la misma, podrás encontrarla. Sino deberás remover la mezcla cada media hora para que no se endurezca.


Para el lemon curd:
150 ml de zumo de limón y la cáscara de uno
125 gr de azúcar
3 huevos
50 gr de mantequilla
Para el crocante de sésamo negro
2 c.s. De sésamo
4 c.s. De azúcar
Además
2 yogures griegos
50 gr de azúcar glas
1 tetrabrick pequeño de nata para montar muy frío

    Primero hacemos el lemon curd. Para ello ponemos en un cazo todos los ingredientes menos las mantequilla, batimos con las barillas y ponemos a fuego medio bajo. Removemos sin parar hasta que espese, unos 10 min. (no vale poner a fuego fuerte para hacerlo en 5!), pasamos por un colador sobre un bol en el que hemos puesto la mantequilla en trocitos. Remover y reservar en el frigorífico.
    Montamos la nata, batimos y cuando esté empezando a espesar añadimos el azúcar glas.
    Mezclamos con la ayuda de una espátula el lemón curd con los yogures y después añadimos la nata. Es importante que lo hagas con movimientos envolventes y lentos, es decir trazando círculos verticales con la espátula, ya que de esta forma introducirás aire y la nata no se bajará, recuerdalo siempre para incorporar a otra cualquier mezcla batida!, vertermos en la heladora con el aspa en marcha.
   Mientras, hacemos el crocante. Ponemos el sésamo en una sartén a fuego lento y lo salteamos para que se tueste. Cuando huela a gloria y antes de que se queme, un par de minutos, añade el azúcar y deja que se haga un caramelo clarito. Extiende sobre un papel de horno con una espatula de silicona (hala, otro consejo impagable, nunca uses cubiertos de metal que destrozan el antiaderente ni cucharas de madera a las que el caramelo se pega sin remedio) y en cuanto se endurezca dale unos golpes con la mano del mortero para hacerlo miguitas y echalas sobre el helado.
  Después de un tiempo, de ¾ a 1 hora, el helado habrá cogido consistencia y aumentado bastante de tamaño. Si te parece que le falta un poco de cuerpo ponlo ½ hora en el congelador y listo.

3 comentarios:

  1. XD, pero qué rico *-* !!! Artistona!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno se ve. Gracias por compartir la receta.
    bss

    ResponderEliminar
  3. Parece delicioso ! Hey, hace poco comienzo con mi blog ;) Me gustaría ver que opinas acerca de él ! www.sweet-or-salty.blogspot.com.ar Gracias ! Me encantan tus recetas !

    ResponderEliminar

Si te ha gustado cuéntamelo, prometo no arañarte...